Oteando desde Getxo

Oteando desde Getxo
El Abra, Getxo, Las Arenas

sábado, febrero 06, 2010

GUAYAS
Un buque escuela nacido en Erandio
Libro de Juan José Alonso Verástegui, Dr. Ingeniero Naval

Recientemente se ha publicado el libro "Guayas, Un buque escuela nacido en Erandio" cuyo autor es mi colega y amigo Juan José Alonso Verástegui, que hizo su presentación en un acto celebrado el 16 de Diciembre del 2009 en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Erandio, patrocinador de esta edición.

Ayuntamiento de Erandio

No me fue posible asistir al citado acto pero el propio autor me ha facilitado información sobre el mismo y para mí es una satisfacción escribir esta pequeña reseña, poniendo aquí, al principio, lo que habitualmente se pone al final, que es mi felicitación a Juanjo Alonso por su magnífico libro y al Ayuntamiento de Erandio por su apoyo a la cultura y a la historia de la Ría de Bilbao, de sus hombres y empresas.

El libro "Guayas" contiene una descripción del buque escuela a vela del mismo nombre, pero es mucho más que eso. Es una historia de una parte importante de nuestra ría y de la construcción naval de Vizcaya y de muchas personas que trabajaron con empeño e ilusión en el complejo mundo de la construcción naval.

El autor
Una resumida biografía de Juan José Alonso, copiada del libro reseñado, nos dice que "Inició su vida profesional en 1956 en Bilbao, en los astilleros de la Compañía Euskalduna como Jefe del Departamento de Reparación de Buques hasta 1974. Fueron años de una muy intensa actividad de sus diques secos, con buques de muy diverso pabellón.

Tras la fusión de Euskalduna y Naval en Astilleros Españoles, fue, dentro de este grupo, Director Gerente de los Astilleros Celaya desde 1974 hasta 1988, año en que se cerraron por exigencias de la reconversión sufrida entonces por el sector naval. Con una oferta muy diversificada, estos astilleros de Erandio se hicieron famosos internacionalmente por haber llegado a ser los principales constructores de buques escuela y veleros de gran porte. El cierre se produjo inesperadamente en un momento en que la empresa recogía internacionalmente los frutos de su bien ganado prestigio.

Sin dejar el mundo de la vela pasó al sector de los yates, primero como Consejero Técnico y luego como Presidente de Belliure en Calpe (Alicante).

Promotor y creador del Museo Marítimo de la Ría de Bilbao fue el primer Secretario General de su Fundación."

El acto de presentación

En este acto, citado al principio de esta nota, acompañaron al autor en la mesa presidencial el Alcalde de Erandio Joseba Goikuría, el Concejal de Cultura Santiago Neira y el Cónsul de Ecuador Pablo Buitrón, que abrieron el acto.

Juan José Alonso dió cuenta de cómo el recuerdo del buque Guayas se había reactivado con la reciente presencia en Guernica de una Misión Naval de Ecuador, venida para la supervisión de los barcos que Astilleros Murueta construían para la Armada de éste país. El jefe de la Misión pertenecía a la primera promoción de guardiamarinas que utilizó el barco y al Colegio de Ingenieros Navales le pareció interesante organizar una conferencia sobre el velero. Poco después el Cónsul trató con el entonces Alcalde de Erandio Mikel Arieta-Araunabeña el encargar a Juanjo Alonso que escribiera este libro. El Alcalde acogió muy bien la idea, como en su día su pueblo había acogido a la tripulación del barco, solucionando el problema de alojamiento ocasionado por un inevitable y justificado retraso en su entrega . Cuando ésta tuvo lugar en el verano de 1977, hubo un problema más dramático con las mozas abandonadas en el muelle. No se les olvida en Erandio.

El contrato de este barco fue autorizado por el Presidente de Ecuador el 1 de marzo de 1973, el mismo día en que Alonso se incorporó como director a Astilleros Celaya.

El tema ofrecía la posibilidad de analizar cómo era el entorno naval en el que se desarrollaba la actividad de Astilleros Celaya. Se llegaba a tiempo de conseguir información histórica de la brillante actividad de los astilleros de Erandio en el período 1940-1990 y que duró exactamente ese medio siglo. Así lo hizo el autor dedicando a Celaya y su producción la principal parte, con gran protagonismo de sus buques escuela, especialmente del Guayas. La parte final del libro está dedicada a contar qué ha sido de este barco desde su entrega hasta nuestros días.

Asistieron al acto el anterior alcalde y quien fue su Concejal de Cultura Julio Puertas y un buen número de colegas ingenieros navales, amigos y aficionados a la historia de la Ría de Bilbao, sus astilleros y barcos.

El libro

Indico a continuación un breve resumen del contenido del libro "Guayas", tratando de destacar los hechos e hitos que más me han llamado la atención e impactado en mis recuerdos.

Tras una presentación del Alcalde D. Joseba Goikuría y una introducción del Cónsul de Ecuador D. Pablo Buitrón, el libro se mete de lleno en faena con siete densos capítulos y un epílogo, que relaciono y entresaco aquí.

          Indice
  • Erandio marítimo
  • El resurgir naval de Erandio
  • Celaya: La interesante historia de una empresa que nació como taller mecánico y murió como astillero
  • Astilleros y Talleres Celaya, S. A. ASTACE
  • ASTACE, cuna de grandes veleros
  • En esta historia hay muchos más barcos y un final inesperado
  • La vida del Buque Escuela Guayas
  • Epilogo esperanzado

1-Erandio marítimo
Primeras noticias de la historia de la Ría de Bilbao donde se encuentra Erandio. Resurgimiento de la industria naval al terminar la 1ª guerra carlista en 1840. Astilleros Ardanaz, fundados por D. Rafael Olazábal en 1917, fueron el origen de Astilleros Celaya. Talleres de Mutiozábal y Fernández fundados en 1916 y cerrados unos años más tarde para reverdecer en la década de los 40.

Astilleros Ardanaz (click para ampliar)

2-El resurgir naval de Erandio
En la década de1940 comienza a animarse el sector de construcción naval. 

Erandio

El astillero Tomás Ruiz de Velasco, fundado en 1941 construyó barcos en gradas normales, longitudinales y fue famoso por sus espectaculares botaduras de costado, sus variados tipos de buques, algunos de gran complejidad técnica, como transportes de gases licuados de petróleo (LPG), de gas natural licuado (LNG), buques ro-ro, fluviales de pasajeros, portacontenedores, frigoríficos, pesqueros etc.

Mutiozábal y Cía, de actividad reparadora y después constructor de pequeños buques. Astilleros del Abra es el nuevo astillero de Alejandro Bengoechea, hasta que en 1983 pasa a convertirse en Marítima de Axpe. En 1984 se produce una fusión importante de Tomás Ruiz de Velasco, Astilleros del Cadagua y Marítima de Axpe, dando lugar a los nuevos Astilleros Reunidos del Nervión S.A. (ARN).

Otro astillero histórico en Erandio fue Ardeag, constituido en 1928 especializado en remolcadores y protagonista de la construcción de un barco entrañable y clásico de la Ría, el Chimbito.

La construcción de yates de madera tuvo su representación en Erandio a través de Astilleros Udondo, con los hermanos Sagredo, Pedro Galíndez y los hermanos Alonso Allende, a los que posteriormente se unieron otras personas. Destaca la construcción del Guadalimar con el que Juan Manuel Alonso Allende y Gabriel Laiseca ganaron en 1957 un campeonato del mundo.

Dedica el autor un cordial recuerdo a la reconstrucción del yate Saltillo, en instalaciones de Erandio, en el que navegó con frecuencia Don Juan de Borbón y actualmente es propiedad de la Escuela de Naútica   de   Portugalete como buque escuela.

3- Celaya: La interesante historia de una empresa que nació como taller mecánico y murió como astillero
Los Astilleros Celaya fueron creados por D. Juan Cruz Celaya Astigarraga que, tras diversas actividades industriales, en 1928 creó estos astilleros, simultaneando al principio la construcción y reparación naval con muchas otras actividades industriales, destacando, como atípica, el desguace de buques, alguno tan importante como el crucero Cataluña de 7.000 toneladas y 106 metros de eslora. En 1942 se inició la construcción en exclusiva de buques,  siendo los primeros unos costeros para el armador Luis Otero.
            
El "Cataluña" en Erandio

El año 1956 Celaya alquiló el astillero a la empresa Indunaval, que construyó numerosos buques de varios tipos en un período de tres años largos y modernizó el astillero, que en 1960 volvió a las manos de la familia Celaya que continuó con la construcción de muchos y variados buques, algunos para la exportación. En 1965 la S.E. de C. Naval adquirió dos tercios de las acciones de astilleros Celaya y la nueva empresa se denominó Astilleros y Talleres Celaya S.A., anagrama ASTACE.

4- Astilleros y Talleres Celaya, S. A. ASTACE 


Comienza una nueva época del astillero Celaya, ahora ASTACE, ampliándose la grada y construyendo una antegrada entre la carretera y la ría, lo que permitía realizar botaduras convencionales sobre imadas que cruzaban por encima de la carretera, que naturalmente había que cerrar al tráfico durante esa maniobra, que inevitablemente se realizaba por la noche. El autor comenta con humor que "ASTACE, físicamente, tuvo siempre poco de astillero. Parecía más bien una huerta separada de la ría por la carretera...Era un astillero sin medios...Casi sin talleres y con poco personal." Pues, en estas condiciones, ASTACE se metió en un mercado nuevo, el los grandes buques veleros, en el que llegó a ser número uno mundial, empezando con el colombiano Gloria.

5- ASTACE, cuna de grandes veleros

La grada de ASTACE

El autor evoca la construcción en la ría de Bilbao de veleros reales en el siglo XVI, que ahora encuentran sucesión en el nuevo ASTACE, que sucesivamente construyó los buques escuela a vela Gloria (Colombia), Guayas (Ecuador), Simón Bolívar (Venezuela), Cuauhtemoc (México), haciendo una detallada descripción de sus habilitaciones y arboladuras, instalaciones y mascarones.

6- En esta historia hay muchos más barcos y un final inesperado
El final inesperado fue el cierre de ASTACE en 1988, en medio de las tumultuosas jornadas de la reconversión naval, cuando su fama como constructor de grandes veleros se había extendido por el mundo. Pero además de los cuatro buques escuela Celaya construyó más de 100 barcos de muchos tipos, entre ellos yates de lujo, que en el libro se detallan con profusión de datos y fotos.

7- La vida del Buque Escuela Guayas


Éste capítulo constituye el núcleo del libro ya que en él se describe con amplitud la historia de su diseño y construcción, las gestiones antes de y durante su construcción, los actos sociales, las personas involucradas en todos los aspectos, los planos de disposición y características principales del buque,  los nombres y cargos de los tripulantes que recibieron el buque, los cruceros y regatas realizados y premios obtenidos y un largo etcétera.
Ver vídeo sobre el Guayas navegando

Epilogo esperanzado

El libro se cierra con unas notas de nostalgia, no exentas de cierta amargura, muy comprensibles teniendo en cuenta que el autor fue director del astillero de Celaya en sus años de máximo esplendor. Y también añade una nota de esperanza para el pueblo de Erandio, que después de ver tantas actividades navales florecer y morir, ve ahora el resurgir del antiguo astillero de Ruiz de Velasco de la mano de Astilleros de Murueta, que lleva varios años construyendo buques importantes en esas instalaciones.

Mi comentario final

No vay a repetir mis felicitaciones del inicio de esta nota pero sí subrayar que, según me han contado varios asistentes al acto de presentación del libro, las notas de humor que allí exhibió Juanjo Alonso, con su habitual gracejo, no es posible captarlas en el libro, que necesariamente debe ser, y lo es, un libro serio.

6 comentarios:

  1. Muy interesante este libro que seria bueno encontrarlo y adquirlo para lasl bibliotecas nauticas y de modelismo naval en el Ecuador.
    Les saluda un modelista naval de Ecuador
    Fernando Proaño
    fernproanio@yahoo.com

    ResponderEliminar
  2. Cada velero es una historia y Juan Jose es el hombre que hizo realidad los suenos y proyectos de cada uno de los veleros en los que puso su ciencia y arte, he visto una de sus ultimas fotos tocando el casco del velero Unión, otra historia que Juanjo hizo realidad y que la tendrá que escribir y de seguro escribirá y hará realidad la que tenemos pendiente, Un abrazo para mi amigo Juan Jose

    ResponderEliminar
  3. Estimado "Unknown"
    He transcrito su comentario a Juanjo Alonso, que seguro le gustaría saber quien se lo envió; y a mí también me gustaría
    Un saludo
    Juan José Azpíroz

    ResponderEliminar
  4. Hola y saludos,mi padre trabajaba en astilleros Celaya,ASTACE y me acuerdo el buque escuela Guayas era divino.

    ResponderEliminar
  5. Hola y saludos,mi padre trabajaba en astilleros Celaya,ASTACE y me acuerdo el buque escuela Guayas era divino.

    ResponderEliminar
  6. Un saludo a Yolanda García y a su padre que trabajó en ASTACE y conocería bien este precioso buque.

    ResponderEliminar

Si lo desea puede dejar un comentario