Oteando desde Getxo

Oteando desde Getxo
El Abra, Getxo, Las Arenas

viernes, junio 17, 2011

Rincones de Getxo (7)
El monumento a la Industria en Las Arenas de Getxo

Aunque vivo a 100 metros de este monumento hasta hoy no me había tomado el trabajo de sacarle unas fotos, que son bien merecidas, no sólo por la belleza  de la escultura de José Ramón Carrera (Madrid 1935), sino del conjunto de la calle Eduardo Coste, que ha pasado a ser de un calle anodina, de puro tránsito, a una hermosa avenida de paseo y descanso para los vecinos de la zona, gracias a una acertada y agradecida iniciativa del Ayuntamiento de Getxo.

Hace unos meses Mikel Agirregabiria, maestro de blogueros en Getxo, publicó en su blog una entrada titulada "Homenaje a la Industria, nueva escultura de Getxo", con datos sobre la escultura y su autor así como una serie de fotos del conjunto del monumento y del entorno. Ahora adjunto mis fotos y luego copio los textos expuestos en los dos soportes adyacentes a la rotonda en la que se ha colocado la escultura.

Comienza con una poesía y sigue con un poema, que el escultor firma como Pepín Carrera:






Homenaje a la Industria
Industriaren Omenaldia

Siempre adelante
la Industria trae luz,
con forma de lauburu
entre herramientas
surge del vacío una paloma.
¿Qué mejor homenaje
a la industria podríamos
hacer en hierro?

Símbolo solar es un Lauburu
como forma que sugiere el movimiento,
la Energía que por la hélice propulsa un barco,
y puede representar a la Industria que es
Técnica y Progreso.
Las formas que toma el hierro
en la fundición y la forja
también así lo sugieren.
Entre los cuatro brazos,
cual puntos cardinales,
aparece del vacío una paloma
que es símbolo de Paz,
Así como es la Industria del Progreso.


Y a su izquierda se presenta el poema, en Euskera y Español, como una justificación o fundamento de la escultura.




El principio básico de toda escultura es lograr un equilibrio, un diálogo entre lo que es sólido: la materia, el aire o espacio vacío (UTS) y el tiempo que abundante (TSU) limita nuestra vida. Es un intento de dejar un testimonio del paso del hombre-mujer por este bello planeta que pisamos llamado Tierra o Terra quizás por la abundancia de piedras ARRI-ARRA, pero cuya mayor superficie es agua UR y llamado LUR con todo acierto.

Una piedra vertical, un erecto menhir es un claro intento de simbolizar la verticalidad de nuestra especie única entre los animales que se deslizan o caminan con sus cuatro miembros en movimiento o con dos para la tierra y dos para el aire.

Una afirmación de eternidad ante la gravedad de la entropía, la muerte. Un bloque de piedra es ya en sí un contraste entre materia y espacio, el tiempo que es movimiento pasajero y se hace símbolo eterno.

Quitar materia es introducir espacio y así en el bloque de materia queda fijado y hace que pueda ser un símbolo y pueda tener un sentido la interpretación de una mano que toma o una boca que hable o grita. Forma por cierto habitual en las herramientas o máquinas que fabrica la industria.

Todos estos signos, por su forma, son símbolos que representan el sol, su luz, su energía vital y su aparente movimiento de Este a Oeste. La forma del sol y de la luna es un círculo, una esfera y no otra cosa podría ser nuestro planeta. Luz y sombra que es un todo (OSO) de dos complementarios, blanco-negro, día-noche, tierra-agua, masculino-femenino, muy bien representado por un antiquísimo símbolo en el que se puede leer claramente todo = OSO.

Después de milenios, nuestro ingenio nos hizo ingenieros y por nuestra industria, podemos recorrer nuestro planeta por tierra, mar y aire o atravesar el espacio para llegar a la Luna. A esta industria he querido rendir homenaje. A todos los seres humanos que han hecho posible nuestro indudable progreso y bienestar: inventores, empresarios, obreros, oficinistas, comerciantes, modelistas, escultores y agricultores y ganaderos que dan que comer a todos ellos. Engaño, engaño, no industria, industria (del Quijote).

Cuatro piezas marcan los cuatro puntos cardinales, encrucijada o LAUBIDE (cuatro caminos), nuestra cruz. Cada pieza recuerda la forma de las herramientas y máquinas y los espacios entre los elementos que componen un mecanismo. No está representado el creador sino el producto de su mano ESKU en ESKULtura, que se presenta como recuerdo de las antiguas estelas.


Me gusta esta escultura, sencilla y elocuente. Me gusta la defensa que el autor hace de la Industria, motor que ha sido del desarrollo de esta tierra. Me gustaría que las palabras del poeta no cayeran en arena árida sino en tierra fértil y que no se olvidara que Bizkaia/Vizcaya siempre ha sido cuna de empresarios, trabajadores y empresas industriales, y bien está que se cuiden los servicios, pero que no se olvide que la Industria es la columna que ha vertebrado esta tierra y que yo creo debe seguir esa línea.

1 comentario:

  1. ¡Gracias por la mención, amigos bloggers y getxotarras!

    Nos seguimos leyendo...

    ¡Enhorabuena por vuestra labor de difusión de Getxo!

    ResponderEliminar

Si lo desea puede dejar un comentario