Oteando desde Getxo

Oteando desde Getxo
El Abra, Getxo, Las Arenas

lunes, junio 18, 2012

Por la Rioja Alavesa con Bloggers de Euskadi (Blogeu)

Blogeu es una asociación joven, unos meses tan sólo, pero ya cuenta con unos 150 socios, unidos por una misma afición/pasión/dedicación: el blog. Su fundador e impulsor es Mikel Agirregabiria, verdadero promotor de diversas iniciativas y aquí podeís conocer, de su mano, las ideas que impulsaron la creación de esta asociación.

Blogeu no tiene local social, no tiene limites geográficos, aunque la mayoría de sus socios residen en la Autonomia Vasca y limítrofes, no tiene directrices políticas ni religiosas; la libertad e independencia de criterios es su guía, y el amor a la capacidad de expresarse a través del blog es su motor. Pero Blogeu necesita los contactos entre sus socios; algunos se han establecido ya mediante reuniones generales o temáticas y otra fuente de comunicación son los viajes rápidos, dentro del día, a zonas cercanas que los posibiliten en forma asequible.


El primer viaje organizado por Blogeu se realizó el pasado sábado 16 de Junio, con participación de socios y algunos acompañantes, para visitar una zona siempre entrañable y atractiva, la Rioja Alavesa. En esta entrada de un blog de Mikel se citan los asistentes a esta excursión y se adjuntan referencias a fotos y vídeos de todo el viaje, con gran profusión y de gran interés, también para quienes no participaron pero les atraiga esta zona tan llena de arte e historia.

Por mi parte sólo voy a resumir los sitios visitados y adjuntar unas cuantas fotos.

Saliendo de Bilbao llegamos a Labastida, antigua población del Reino de Navarra hasta el 1200, con un precioso casco viejo donde destaca la calle Mayor con el mayor número de casas solariegas blasonadas de la Rioja Alavesa. Después de tomar un "tentempie" de pintxos y vino (algunos se atrevieron a tomar agua) por cortesía del

 restaurante El Bodegón, subimos hasta la plaza del Ayuntamiento, visitamos la ermita del Santo Cristo, en un altozano y con aspecto de fortaleza, con magníficas vistas. Bajamos despacio, para no despeñarnos, y entramos en la iglesia de la Asunción, con un magnífico retablo barroco, con el único Cristo en la cruz con un brazo descolgado, según nos explicaron. Espléndidos techos decorados con pinturas, que contrastan enormemente con la sobriedad de la parte posterior de la iglesia, de piedra desnuda. Un espléndido órgano del 1760, que nos aseguraron se usa actualmente en conciertos, pero que desgraciadamente estaba en silencio en aquel momento.


Rápidamente nos desplazamos a la próxima Laguardia, situada en un estratégico alto, con restos de sus murallas medievales y un extraordinario casco antiguo, alargado, lleno también de casas solariegas bellísimas y con una joya casi única en toda España, que desgraciadamente no pudimos ver por estar cerrado su acceso a esa hora: El pórtico gótico policromado de la iglesia de Santa María de los Reyes. Unicamente en Toro (Zamora) hay otro pórtico policromado.


En el centro de la villa fuimos invitados a visitar la bodega El Fabulista, que tiene sus almacenes de barricas y botellas en túneles subterráneos  a 7 metros debajo del nivel de la calle.  Nos explicaron con mucho detalle los procesos que siguen en esta bodega para elaborar sus vinos, desde el pisado  de la uva hasta el almacenamiento en botellas. Una fabricación auténticamente artesanal; yo no creía que actualmente se pisaba la uva, pero aquí lo hacen. 



Nos invitaron a una degustación de sus vinos tintos, allí abajo en la profundidad de la bodega, a 13 grados centígrados y en esas estábamos cuando nos visitó un personaje del siglo XVIII declamando unos discutibles poemas cómico-eróticos del famoso fabulista Samaniego, hijo de Laguardia, y menos conocido en esa faceta de la poesía subida de tono.



Paseando lentamente llegamos al Hotel Villa de Laguardia, en cuyo restaurante El Medoc Alavés nos sirvieron un completísimo menú tipico de la región, que sólo los muy valientes y con muy buen estómago pudieron completar. Sin mucho tiempo para inútiles descansos nos dirigimos en el bus al Centro Temático del Vino Villa Lucía, donde nos explicaron la tecnología vinícola con una profusión de profundidad y detalles dignos de profesionales más que de turistas, pero muy interesante.


Completaron su exposición con una proyección de efectos especiales en una novedosa sala sensorial en 4D con cata de vino incluída, por cortesía del Centro Temático.


El fin de fista de este día fue una rápida visita a Elciego para ver su pequeño casco antiguo y su discutido hermano menor del Guggenheim bilbaíno, el hotel Marqués de Riscal, obra de Frank O. Gehry. Cansados, sobre todo los menos jóvenes (o por lo menos yo), pero contentos volvimos a Bilbao con parada técnica en Vitoria para dejar a Apicius y Fernando López.

Buena jornada. Nadie podrá decir que desaprovechamos el día. Diversión, arte, conocimientos, amistad... ¿Se puede pedir más? Muchas gracias a Carol Gutiérrez de Servicios Turísticos THABUCA, que también es socia de Blogeu y nos atendió con profesionalidad y simpatía sin límites.

3 comentarios:

  1. Estupendo relato Juan José.

    Me alegra mucho saber que disfrutasteis de la excursión. Yo también pasé un día excelente recorriendo Rioja Alavesa con vosotros.

    Gracias por venir y por las menciones.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, por la Rioja Alavesa y con blogueros.
    Soy de Euskadi y tengo un blog que habla de Indonesia y así.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues bueno Gildo, un bloguero como tú, especialista en Indonesia podría muy bien estar en Blogeu, donde hay varios blogers realacionados con los viajes.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si lo desea puede dejar un comentario