Oteando desde Getxo

Oteando desde Getxo
El Abra, Getxo, Las Arenas

miércoles, enero 02, 2008

La nueva parroquia de Santa Ana en Getxo


El domingo 23 de diciembre de 2007 se inauguró y bendijo la nueva parroquia de Santa Ana en Las Arenas de Getxo, en una misa concelebrada presidida por el obispo de la diócesis don Ricardo Blázquez auxiliado por 13 sacerdotes del municipio. Para mí se trató de un acto totalmente novedoso pues nunca había asistido a la inauguración de una iglesia y en esta ocasión se trató de una iglesia situada a escasos metros de mi casa. La iglesia estaba abarrotada de fieles y la ceremonia fue sencilla a pesar de la extraordinaria presencia de sacerdotes concelebrantes y la presencia del obispo de la diócesis.





La nueva iglesia está adosada a un pequeño edificio o villa bastante antiguo que se venía usando desde hace meses por esta parroquia como casa parroquial para funciones administrativas y culturales, de forma que la cara posterior de la nueva iglesia está formada parcialmente por la cara delantera de dicho edificio.



Se trata de una nueva iglesia muy sencilla, casi espartana, que sin duda deja traslucir un escaso presupuesto para su construcción. Es un espacio bien iluminado por cristaleras en el techo y formado por un rectángulo único sin columnas, con sendos entrepisos a cada lado para aumentar la capacidad de asistentes. La impresión cromática dentro y fuera de la iglesia es bastante pobre, con un gris uniforme que domina todo, que con ausencia casi total de los símbolos religiosos habituales en las iglesias le dan un aspecto más de auditorio o centro deportivo que de edificio sacro.



Estimo que los bancos dispuestos para los asistentes tienen una capacidad de unas 500 plazas y están dispuestos espaciadamente para una buena comodidad de los fieles y, no sé por qué, también pintados de gris. Los únicos símbolos religiosos, salvo error de apreciación, son un Cristo colgado del techo y adyacente a la pared frontal y una tabla pintada, también en la misma pared, que representa a la Virgen, con Jesús niño y Santa Ana.


El acto religioso me pareció un poco frío, con una homilía del obispo bastante convencional y un acompañamiento musical pobre, pero por lo menos la asistencia de los fieles fue muy grande rebosando los espacios sentados y de pie, casi todos adultos y mayores, algunos niños y muy pocos jóvenes.

Escuche un Ave María a la guitarra clásica


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo desea puede dejar un comentario