Oteando desde Getxo

Oteando desde Getxo
El Abra, Getxo, Las Arenas

sábado, octubre 25, 2008

Rincones de Getxo (5)

El Puerto Viejo de Algorta

El Puerto Viejo de Algorta, Portu Zaharra, es, sin duda, uno de los barrios más entrañables y bellos de Getxo, pues reúne todos los elementos que dan atractivo a un lugar, belleza, historia, tipismo, sencillez y simpatía de sus gentes. Está situado en el centro de Algorta con accesos desde la parte alta y baja y constituye un lugar habitual de peregrinaje de nativos y visitantes, cuando buscan descanso, distracción, historia local o gastronomía.















El término "Puerto Viejo" se refiere no sólo al puerto propiamente dicho sino también al barrio adyacente que sube desde la orilla del mar hasta la parte alta de Usategui. El Puerto Viejo está catalogado dentro del patrimonio histórico-artístico de Getxo.


El Puerto viejo a vista de pájaro



Un poco de historia


El puerto es la zona más antigua de Algorta. Parece que su origen está en la actividad de los prácticos de Algorta que competían con los de Portugalete, Santurce y Ciérvana para conseguir el pilotaje de los buques que arribaban al puerto exterior de Bilbao, por lo que la Cofradía de Navegantes decidió construir un puerto de refugio para sus lanchas y lo situó en el actual emplazamiento, al amparo de la ladera de Usategui. Las primeras noticias del barrio datan del siglo XVI, pero las obras del puerto se iniciaron en el siglo XVII y hay refencias escritas de que en 1627 el puerto estaba en construcción. Sin embargo se cree que anteriormente ya existía un puerto más rudimentario. El puerto tenía una superficie de 1.300 m2 y quedaba en seco con marea baja. Su bocana tenía una anchura de 14 metros.

En el Siglo XIX se mejoró el puerto con un muro de contención y una rampa y en 1885 la Cofradía se planteó ampliarlo y mejorar su protección, consiguiendo que el Estado lo declarara "elemento de interés nacional de 2º grado" de forma que financiara el coste de las obras. Sin embargo el Estado exigió que la Jefatura de Obras Públicas de Vizcaya emitiera un informe favorable a su construcción, informe que no fue emitido. Obras Públicas justificó su postura alegando que la inminente construcción del puerto exterior de Bilbao, protegería el de Algorta, que quedaría dentro de aquel, lo que evidentemente no sucedió.

Efectivamente, en 1888 se aprobó la construcción del dique/contramuelle de Algorta, en Punta Begoña, como parte del puerto exterior de El Abra de Bilbao, y resultó que el puerto de Algorta quedaba fuera de dicho dique, e incluso se produjo un empeoramiento de los embates del mar en la bocana de este puerto. Por ello, en 1889 la Junta de Obras del puerto, dirigida por Evaristo de Churruca, después de muchas discusiones, propuso y realizó la construcción de un muro o muelle de defensa del puerto de Algorta, así como una carretera para darle acceso, que se construyó en 1898.

Unos años más tarde, en 1903, quizá como compensación al "fracaso" de la ampliación del Puerto Viejo, se construyó la dársena o muelle de Arriluce, al sur y bajo la protección del contra muelle de Algorta, que se denominó Puerto Nuevo y dedicado casi totalmente a embarcaciones deportivas. Muy recientemente se ha construido junto al de Arriluce, el nuevo Puerto Deportivo incluyendo el gran muelle de atraque de buques de pasaje y cruceros.

En épocas intermedias también se produjeron otros intentos para renovar o dinamizar el Puerto Viejo pero sin éxito. A mediados del siglo pasado se construyó una zona deportiva y lúdica llamada "Deportiva Náutica de Algorta", con piscinas y un famoso restaurante, pero esta iniciativa no prosperó y todo ello ha sido demolido quedando solamente los solares, que ignoro si tienen previsto un destino próximo.


Pero el Puerto Viejo sigue existiendo, aunque prácticamente sin ninguna embarcación, sólo algunas que se ven encima de los muelles. En años pasados incluso se celebraron pequeñas corridas de toros sobre la arena (esta sí auténtica) del propio puerto.






Los pilotos lemanes


En el vocabulario marítimo antiguo a los prácticos de buques se les denominaba prácticos o pilotos "lemanes", término que, a veces, conduce a confusión creyendo que se trata de una profesión de origen alemán. En realidad, la palabra lemán es una deformación del vocablo inglés helman (helm-man: hombre del timón, timonel).

Las actividades de los pilotos lemanes estaban reguladas desde muy antiguo pues el Consulado de Bilbao había regulado esta materia en la Ordenanza de pilotos de 1561, otra de 1596 sobre su retribución, otra de 1612 sobre pilotos lemanes y otra de 1681 sobre aranceles.

En el capítulo 36 de las ordenanzas generales del Consulado de Bilbao, del año 1737, se relacionan 38 reglas, teniendo la primera este texto: "Piloto lemán o de costa, es aquel que con títulos de Prior y cónsules se dedica a entrar en el Puerto los navíos, que se presentan, hasta ponerlos en el Surgidero acostumbrado y, después, cuando han de salir a la mar, sacarlos hasta fuera de Barra, mediante los salarios y emolumentos que abaxo se dirán".

Para la formación de los prácticos, tras una fase inicial en la Casa Etxetxu, se creó una Escuela de náutica en el siglo XIX, en el edificio de la primitiva ermita de San Nicolás y estuvo en activo hasta 1868 en que estas enseñanzas se trasladaron a la escuela de náutica abierta en Bilbao y posteriormente trasladada a Portugalete.


Algunas calles y edificios

Sin duda, el puerto viejo tiene varias casas muy bellas y dignas de mención, así como sus calles estrechas, empinadas y sugerentes que forman el barrio. Sin embargo, lo que más me gusta y, en mi opinión, tiene más valor es el conjunto, que por ésa razón ha sido declarado por el Ayuntamiento como patrimonio histórico-artístico.












Quizá la casa más famosa y representativa de puerto viejo sea Etxetxu, casa con soportales, que sirvió de sede del Ayuntamiento de Getxo, que inicialmente estuvo en la iglesia de Santa María, también sede de la Cofradía de Mareantes. y de la primitiva Escuela de Náutica. Se accede a ella por unas empinadas escaleras desde el paseo adyacente al muelle.


Casa Tatoena, de gran belleza y muy bien cuidada.

Calles Caridad, Aretxondo, Ribera, Nueva, Parque de Usategi.

Estos días el Ayuntamiento ha instalado en las calles del Puerto Viejo una exposición abierta con paneles y fotografías antiguas, que informan muy bien sobre la historia de este bello barrio. También se ha presentado alguna proyección al aire libre de montajes audiovisuales, con fotos y entrevistas a vecinos del Puerto Viejo. Es una iniciativa digna de aplauso que agradecemos los getxotarras y seguramente también todos los que visiten estos días nuestro municipio.












Un poco de poesía para terminar


Los poetas dicen las mejores verdades, como los refranes, y por ello termino esta nota sobre el Puerto Viejo con una bella y sencilla poesía de Fede Bilbao, que he tomado (con su permiso implícito) del magnífico blog Sotavento de Manuel Aresti.

El farol de Jorge Herrán

Sin par Portu Saharra o puerto viejo.
De sus calles y casas soy devoto
y a su buena gente le doy mi voto,
bien sea a lo moderno o a lo añejo.

Escancio vino tinto de un pellejo
en un txoko de Etxtxu y a mi antojo.
Me dicen, al oído, el Puerto es coto
del centollo más fino y más complejo.

Dando tumbos desciendo la escalera
me lleva en cuatro saltos a la orilla,
y veo una luz nueva en vivo alumbre.

Me acerco, poco a poco, a la escollera
y es el farol de Jorge Herrán que brilla
cual fuera luna llena el mes de octubre.

Referencias

1- Apuntes para la historia de Guecho, por D. José J. Bautista Merino
2- Guecho anteiglesia del señorío, por D. Carlos Mª Zabala (Trinitario)
3- Historia de Guecho, por D. Carlos Mª Zabala (Trinitario)
4- blog de Manuel Aresti http://sotavento.typad.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo desea puede dejar un comentario